ARANTXA Y LOS APRENDICES DE MAGO

ARANTXA Y LOS APRENDICES DE MAGO

nuevas imagenes_14

Esta mañana de domingo, os presentamos el cuento “Arantxa y los aprendices de mago”.

Es un encargo muy especial: el regalo para una maestra que termina la etapa de Educación Infantil con los chicos y chicas  que ha visto crecer. Una compañera de profesión.
Tres años con ellos dan para mucho: enseñanzas, canciones, proyectos, abrazos y mucho cariño.
Felicidades, Arantxa.
Veintiún cometas vuelan por el cielo gracias a la magia de tus enseñanzas.
Un homenaje a “Alicia en el país de las maravillas” de Lewis Carroll, que tanto gusta a nuestra maestra.
Un Cuento ReContado con aroma a violetas y sonidos de cascabeles.

ARANTXA Y LOS 21 APRENDICES DE MAGO
Arantxa miraba las paredes de su clase.
Había llegado el final.
Tres años de enseñanzas y cariño quedaban atrás.
Toda una vida por delante,
Para aprender y disfrutar.
Allí quedaban los murales de indios,
Los colgantes de Navidad,
mil sonrisas colgadas como guirnaldas.
Abrazos y letras,
Miles de cometas.
De repente, un conejo blanco asomó el hocico por el marco de la puerta.
Vestía chaleco de arlequín.
Pequeños cristales le servían de lupa.
Sacó un reloj de cadena de su bolsillo.
Lo consultó muy nervioso.
Y salió huyendo.
 
Arantxa le siguió.
Corrió por los pasillos,
La cocina y el gimnasio.
El conejo llegó al jardín del patio
Y se introdujo por un pequeño agujero dentro de un hermoso rosal.
Sin espinas.
 
Arantxa le imitó.
Dentro, había una larga escalera de caracol,
Que ascendía entre nubes y algodón.
Cada peldaño de un color.
La joven maestra contó veintiún peldaños.
Hasta llegar a un gran salón.
 
Entonces, una larga capa de seda morada
se deslizó sobre el cuerpo de Arantxa.
Su cabello se trenzó
y  pequeñas violetas se enredaron divertidas.
Lazos y cascabeles adornaron su varita,
Y la magia de mil estrellas
y cientos de mariposas,
envolvieron a Arantxa, la Maga.
Entonces, aparecieron sus veintiún aprendices.
Tres veces siete.
Alex, Ainara, Anabel, Zaira, Miguel Ángel, Marcos, Laura,
Miguel, Aitor, Bryan, Carla, Rodrigo, Akram, Samuel,
Julio, Candela, Martina, Daniel, Eduardo, Coraima, Maite.
Uno a uno, Arantxa les fue tocando
con la varita de la curiosidad y la inquietud.
Y juntos, una vez más,
participaron en el acto único del aprendizaje compartido.
El encuentro.
La magia.
Veintiún cometas volaron por el salón
y escaparon libres y vivaces,
alcanzaron el sol.
 
Mientras, Arantxa, la Maga,
las observaba orgullosa.
Veintiún colores adornaban el cielo
entre el sonido de alegres cascabeles
y el aroma de dulces violetas.
El viejo reloj del conejo dio las doce,
La maestra recordó que tenía que volver…
Nuevos aprendices la estarían esperando.
Patricia García Sánchez – Cristina Blázquez Martín

 
Y para acompañar el cuento, todo un clásico de la música y la magia: EL APRENDIZ DE BRUJO de Paul Dukas. 

 

2 Comments

  1. Puri dice:

    ¡Un regalo precioso!
    Arancha estará encantada!!!

  2. Como siempre, muchas gracias, Puri.
    Un besazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *