EL SECRETO DE LA CARACOLA

EL SECRETO DE LA CARACOLA

El pasado sábado 13 de septiembre se casaron Juan y Cristina.
Su amiga Verónica se puso en contacto con nosotros y nos pidió un Cuento Con Estrella para regalarles en un día tan especial.
El resultado es “El secreto de la caracola”, acompañado por la belleza del intermezzo de la ópera Cavalleria Rusticana de Mascagni.
En la historia se resume el amor de los dos jóvenes, así como sus aficiones y sus pasiones.
Las ilustraciones de Óscar son bellas y equilibradas.
Desde aquí, deseo toda la felicidad del mundo a los novios.
Esperamos que os guste. Feliz lectura.

EL SECRETO DE LA CARACOLA
Juan miraba la pantalla de su ordenador.
La infinitud de la red le hizo imaginar.
Se vio golpeando una pelota de fútbol con destreza.
Sus pies descalzos acariciaban la arena y el mar.
El sol se arropaba en el agua en un bello atardecer.
Entonces, la vio.
Cristina observaba el monitor de su computadora.
Ensimismada en sus pensamientos,
Se imaginó caminando por la playa.
El cascabel de su tobillera acompañaba el vals de las olas.
Algunas aves entonaron canciones infantiles,
Nanas y juegos de corro,
Adivinanzas y encantamientos.
Entonces, lo vio.
Sus miradas se encontraron en el ciberespacio.
El tiempo se paró.
Una electricidad en forma de amor encendió sus corazones.
Sus circuitos comenzaron a palpitar en sintonía.
Un campo magnético fuerte e indestructible,
les rodeó para siempre.
El sol se escondió.
Colores anaranjados y violetas
competieron en belleza desde el cielo.
Y las estrellas, tímidas y discretas,
Tintinearon en la oscuridad.
Una joven caracola descansaba en la arena.
Juan y Cristina la cogieron con cuidado.
Ella les contó su secreto.
“Cuenta la leyenda que había en el mar un lugar
Habitado por seres mitad humanos, mitad peces.
Seres acuáticos que disfrutaban de la tierra y el agua.
Una de aquéllas sirenas se llamaba Mar de Plata.
Mar de Plata se enamoró de un noble de Xatafi,
Comarca de la Tierra conocida por el largo que camino
Que desembocaba en la capital: Toletum.
Su nombre era el Caballero de Oro.
Los jóvenes se casaron en aquella ciudad
Y allí comenzaron su vida de  desposados.
Pronto, Mar de Plata,
Cayó en una profunda tristeza:
Añoraba el mar y sus sonidos.
Caballero de Oro consultó los libros milenarios de la Sabiduría,
Visitó a los Sabios Ancianos del Amor,
Hasta que dio con la solución.
Atrapó la caracola más bella
Y dentro de ella,
 introdujo un encantamiento:
Sonrisas al despertar,
Besos detrás de las orejas,
Peines de coral
El brillo de siete estrellas,
Diez mariposas violetas,
Y un puñado de lealtad.
Una mañana, Mar de Plata,
Encontró la caracola en su almohada,
Al despertar.
La colocó despacio en su oído.
Entonces,  todo el sonido del mar,
De par en par,
Se introdujo en su ser de sirena.
Y se sintió feliz y plena.
Cuentan que Mar de Plata y Caballero de Oro,
Encontraron el secreto del amor duradero,
Y que todavía viven en algún castillo de Xatafi,
Donde el mar resuena
En cada alcoba perfumada,
En cada rincón floreado,
En los libros desgastados,
En los corazones, de los dos enamorados”.
Cristina y Juan, después de escuchar con atención aquella historia,
Se miraron…
cogieron la caracola
Y juntos, la lanzaron al mar
Tan lejos como pudieron.
Ya conocían los misterios del amor.
Se dieron la mano y  caminaron juntos en la noche
Escuchando  el secreto de la caracola.
                                                                                    Patricia García Sánchez – Óscar Luque Ruiz

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *