LA CONSTELACIÓN DE VEGA

LA CONSTELACIÓN DE VEGA

flor-y-mariposa
El cuento de hoy es una verdadera maravilla. Un placer para los sentidos. Sus dibujos son exquisitos.
Un Cuento con Estrella para Vega, nacida el 24 de marzo.
El cuento está inspirado en “La Bella Durmiente” pero va mucho más allá. Como sabéis, Vega es la estrella más reluciente de la Constelación de Lira, el Triángulo del Verano.
En esta pequeña historia se recogen los sentimientos más importantes que se sienten con la llegada de un bebé: felicidad, amor, buenos deseos, recuerdo de los seres queridos que ya no están…
Acompañado por LA MEDITACIÓN DE TAÏS de Jules Massenet.
Feliz Lectura.

LA CONSTELACIÓN DE VEGA
Cuenta una leyenda que Magdalena, Curri,
se enamoró de Álvaro.
Curri era la diosa de los Vientos.
Viajaba rápida y veloz,
Por tierras, mares y desiertos.
Álvaro era el dios de los Números.
Inventor de máquinas,
Creador de extraños inventos.
Su amor creció en poco tiempo.
Construyeron un castillo de jaras y granito,
De rosas y de pinos.
Curri y Álvaro miraban cada noche por la ventana,
Esperando, inquietos,
El fruto de su pasión.
 
Y por fin, un 24 de Marzo,
En los aposentos de la Paz,
Nació una verdadera princesa:
 la llamaron Vega.
Amada y deseada hasta el infinito,
Se convirtió en la reina de sus corazones.
Su madre la acunaba con melodías orientales.
Su padre la peinaba con púas de terciopelo.
Y juntos, crearon una vida en familia,
De arrullos y almohadas compartidas,
De nanas, risas y besos.
Llegó el día de su presentación en el castillo.
Curri  llevaba su pelo trenzado con violetas de las dehesas.
Álvaro vestía la capa de la dicha.
La pequeña Vega miraba todo con los ojos de la curiosidad y la inquietud.
Tres hadas madrinas hicieron su aparición.
La primera, el hada Cecilia,
le concedió el don de la ALEGRÍA.
El SOL se asomó.
Los arroyos y las fuentes rebosaron vida.
Mil mariposas revolotearon alrededor de Vega.
Y una de ellas, se posó en su corazón
Y ya jamás la abandonó.
 
La segunda, el hada Julia le regaló el don de SABIDURÍA.
Los cuentos y los libros  de la biblioteca del castillo
se abrieron de par en par.
El VIENTO sopló melodías de magia.
Sonaron letras milenarias
Historias de piratas y princesas,
Leyendas, retahílas y adivinanzas.
Mil flores revolotearon alrededor de Vega.
Una de ellas se posó en su corazón,
Muy cerca de la mariposa…
Y ya jamás la abandonó.
 
Entonces, de repente,
El techo del castillo se hizo oscuro y misterioso.
Las ESTRELLAS y la LUNA iluminaron con su luz a los invitados.
El Hada de la Noche,
Bella y misteriosa, hizo su aparición
Y una estrella lejana habló desde su refugio.
La Estrella de Pablo.
Ella le concedió el don del AMOR.
Y así fue…
Mil estrellas revolotearon  alrededor de Vega.
Una de ellas se introdujo en  su corazón,
Cerca de la mariposa…
Próxima a la flor…
Y ya jamás la abandonó.
 
Cuenta la leyenda que entre todos ellos
Se creó un lazo tan fuerte y profundo,
Un amor tan bello y puro,
Que se hicieron constelación.
Una pequeña y preciosa constelación boreal:
El Triángulo del Verano,
La Constelación de la Lira.
Vega es la estrella que forma el vértice del mismo.
Mamá, Papá y las hadas madrinas se encuentran a su lado.
Juntos, se les ve en las noches despejadas de verano.
Y en el silencio de la nada…
Se pueden escuchar claramente,
La melodía de su canto.
 
                                                               Patricia García Sánchez

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *