LA PRINCESA SAC NICTÉ

LA PRINCESA SAC NICTÉ

manzanares

Retomamos nuestro trabajo en los cuentos personalizados mediante un cuento muy especial: la historia de Lara y su coro “Sinan Kay”, encargo de sus coristas y sus familias.

Se trata de una historia entrañable de superación, trabajo en equipo y tenacidad donde la música es la protagonista.

Fue entregado a Lara con motivo de la última actuación del coro el pasado sábado.

Os presento: LA PRINCESA SAC NICTÉ. Ha sido un placer para mí formar parte de vuestra de historia.

Felicidades.

 

“Sac Nicté era la princesa de Mayapán,

Ninfa de las aguas,

Hija de Hannac Ceel.

 

Cuando tenía cinco años

Escuchó a un anciano de la aldea una palabra bella:

Siinan K´aay.

Preguntó a los maestros más sabios

Y consultó los libros de sabiduría milenaria.

Pero nadie supo decirle su significado.

La pequeña susurraba esas palabras mirando las estrellas,

Oliendo el mar

Y contando amapolas.

IMG-20160612-WA0002

Cuando tenía  dos veces cinco años y paseaba por el bosque,

una mariposa se posó sobre su mano extendida.

Los colores de sus alas traspasaron su piel

Y su sangre se hizo multicolor.

Un arco iris en su interior.

Y susurró  unas bellas palabras.

Siinan K´aay.

 

Cuando tenía dos veces cinco y paseaba por la playa,

Tropezó con una caracola.

La pequeña la tomó y sopló dentro de ella.

Un sonido mágico y profundo se escuchó.

La pequeña colgó su trompa del cuello,

Y ya jamás la abandonó.

Y tocó las bellas palabras…

Siinan K´aay.

 

Cuando tenía tres veces cinco viajó lejos.

Llegó a una ciudad lejana.

Allí un pájaro se  posó en su hombro.

Era rojo.

Parecía de fuego.

Él la dio fuerza y coraje.

Y continuó su vuelo.

Y silbó las bellas palabras…

Siinan K´aay.

IMG_7284

Cuando tenía cuatro veces cinco siguió viajando.

Entonces, encontró una escuela.

Se hizo maestra.

Y  se construyó una batuta,

Con plumas de pájaro de fuego,

Alas de mariposa y trozos de caracola.

 

Treinta y seis aprendices cantaban con ella.

María C, Sara R, Julia T, Patricia, Marta y Ferrán,

Juan, María M, Kenia, Violeta, Lorena y Víctor,

Nerea, Alba G., Sara G., Lidia, Daniela y Carla,

Cristina, Inés, Julia M, Cecilia M., Cayetana y Alejandra,

Carlota, Beatriz, María P, Julia M., Pedro y Azahara,

Lucía, Zoe R, Zoe G, Ana, Alba G. e Idoia.

 

Una tarde, la princesa Sac Nité movía su batuta

Al son de sus aprendices.

Entonces, todo se paró.

Solo su corazón seguía latiendo.

Recordó las bellas palabras que siempre la habían acompañado

Por fin, comprendió su significado.

Siinan K´aay: armonía de canto.

Y cantó sus bellas palabras.

A partir de aquel día, el coro tomó aquel bello nombre,

Y cantaba las palabras por doquier.

A voces y a capella,

Con ilusión y belleza.

 

Hay quien dice que en el colegio Santísima Trinidad,

Hay un coro de niños que dirige una maestra de nombre Lara,

Que trabajó muchos años en la escuela municipal de música “Manuel de Falla”

Que estudió trompa y dirección de orquesta…

 

Pero muy pocos saben

Que en verdad es una princesa maya,

La princesa Sac Nité,

Que transmite con alegría y dulzura:

El amor por la música,

El trabajo en equipo,

la armonía del canto.

manzanares

Mientras, treinta y seis pequeños corazones

Cantan al unísono,

Enredan sus voces,

Entre plumas y mariposas,

caracolas y sueños.

SIINAN K´AAY”.

Patricia García Sánchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *