LA TORRE DE BREOGÁN

LA TORRE DE BREOGÁN

corazones de flores de papel azul
Esta noche  os traemos un Cuento Con Estrella: LA TORRE DE BREOGÁN.
Este cuento fue encargado por María para su padre, en el día de su boda.
Luis y Laura se casaron el pasado 2 de Noviembre en La Coruña.
Esta historia ha despertado en mí muchos sentimientos y emociones. En verdad, he llorado imaginándola y escribiéndola. He aquí el resultado: dos corazones de papel que se fusionan para convertirse en globo.
Y, ¿por qué un globo? Pues bien, eso pertenece a los recuerdos, anécdotas y pequeños secretos que me contáis en cada uno de los encargos y con los que damos vida a los cuentos, pues, como  dijo una buena seguidora, no son más que “pequeños trocitos de vida narrados con cariño, ternura y mucha inspiración”.
Para acompañar, elegí una de mis obras favoritas del repertorio clásico: el Adagio del concierto “El Emperador” de Beethoven, fusiona el poder de una gran obra universal con la delicadeza e intimismo de dos amantes susurrándose palabras de amor. Una maravilla.
En esta ocasión, como en tantas otras, las ilustraciones de Óscar son exquisitas.
Espero que os guste. Mis felicitaciones a los novios y a toda la familia.
Para mí, ha sido un honor y un orgullo poder participar, desde la lejanía, de este gran momento.
LA TORRE DE BREOGÁN
Como cada tarde de viernes,
Luis se encuentra frente a la taquilla de los cines Acteón.
La misma sonrisa,
aquél pasillo estrecho.
Su butaca y sus pensamientos.
Las luces se apagan.
El ruido blanco lo invade todo.
Estelas de luz brillan en la oscuridad.
La película comienza.
Como cada noche de domingo,
Laura está sentada en su sillón favorito.
El mismo olor a té,
a descanso y murmullos.
Un nuevo libro descansa sobre sus rodillas.
Coloca sus gafas,
Acaricia la suavidad de su lomo.
Un tren a lo lejos.
Gotas de lluvia.
Abre la primera página,
Y comienza a leer.
“En tiempos del Rey Breogán,
en las tierras de Brigantia,
un caballero y una mujer
llegaron a un acantilado,
de rocas y de musgo,
de espuma de mar y sal.
 
Sus corazones  estaban ya cansados
al llegar aquél lugar.
Y, sobre una piedra, los depositaron con cuidado:
dos  corazones de papel.
Allí, escribieron antiguos secretos:
las andanzas del caballero,
que añoraba su tierra,
pero que por amor,
viviría en aquélla.
Piedra a piedra,
palabras y letras,
fueron construyendo una vida entera.
Una torre fuerte y alta,
Un faro de luz eterna,
donde descansar y morir,
donde amar y vivir:

la Torre de Breogán.
Después, ambos cogieron sus corazones de papel
y  los mezclaron con lino y seda.
Lino, traído directamente de Egipto,
sembrado a  orillas del río Nilo.
Sus flores azuladas y sus gárgolas,
se mezclaron con la sangre y el papel.
Agua y tejido.
Semillas y latido.
 
Seda,  de los zocos de Estambul,
de graelsias y mariposas de la noche.
Su suavidad y brillo
se unieron al papel y al lino,
creando un solo corazón fuerte y delicado,
etéreo,  liviano y fino.
Metamorfosis en un corazón infinito.
La mujer, experta en el arte de curar y sanar,
 acarició el corazón con mil estrellas de la noche,
le susurró melodías infinitas
y le preparó ungüentos de besos y risas,
jarabe de cartas de amor.
El caballero, sabio matemático,
inventor de números y sueños,
hizo mil operaciones,
resolvió cien misterios…
hasta crear el invento.
 
Por último, ambos extendieron el corazón,
creando  una tela preciosa.
En los cuatro extremos ataron  firmes cuerdas,
y debajo colocaron una canasta de mimbre,
de  juncos de pensamientos y vida,
y se sentaron sobre ella.
Y esperaron…
Al amanecer, despegó el globo,
lento y seguro,
desde la Torre de Breogán.
 
Y juntos, Fuego, Aire y Tierra,
volaron sobre el Agua,
en un globo hecho de Papel, Lino y Seda,
y dos corazones
latiendo sin tregua”.
Luis sale de la sala de cine.
Laura cierra la última página de su libro.
Sus miradas se cruzan.
Se rozan las manos.
Enlazan sus miradas.
Acarician sus corazones de papel.
Y sienten cómo sube su globo,
en un cielo estrellado de Noviembre,
desde la Torre de Breogán.
Patricia García Sánchez – Óscar Luque Ruíz
 El Adagio del concierto “El Emperador” de Beethoven para acompañar.
No dejéis de escucharlo mientras lo leéis.
Un placer para los oídos y también para el alma.

8 Comments

  1. Parece que se pone de moda regalar cuentos artesanales.
    Es un detalle original que gusta mucho.Muy personalizados y emotivos.
    Refleja en su texto e imagen pedacitos de sus vidas.
    Seguir así chicos..creando e ilusionando.

  2. Es, sin duda, uno de nuestros mejores trabajos.
    ¡Gracias!

  3. María dice:

    Gracias Patricia, una vez más, por haber escrito este cuento tan maravilloso, y gracias Óscar, por esas ilustraciones tan deliciosas.

    Desde ahora, en adelante, Breogán, ocupará un lugar importante en mi vida,
    en la mía y en la de esos dos corazones de papel que laten sin tregua.

    María.

  4. Gracias, a tí, María, una vez más, por haber confiado en nosotros y hacernos partícipe de ese gran momento.
    Mil besitos musicales.

  5. A partir de ahora, cuando pasee por La Coruña, me acordare de este precioso cuento. Maravilloso

  6. ¡Gracias Alicita!
    ¿Es la Torre de Breogán lo que tienes en la foto de perfil?
    Mil besitos musicales.

  7. Fué tan bonito escuchar a María… no sólo fue un regalo a esos dos corazones de papel, todos nos sentimos obsequiados con este maravilloso cuento.

    Gracias Patricia por hacer que la Torre de Breogán se clave con dulces chinchetas en mi corazón.

    Preciosas ilustraciones, Oscar!

    Entrañable lectura, María!!!

    Nuria

  8. ¡Qué palabras tan bellas!
    Las apunto, yo también, en mi corazón.
    Ya lo he dicho: fue un orgullo y un placer participar de aquél momento bello y mágico.
    Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *