LOS INVENTORES DEL BESO

LOS INVENTORES DEL BESO

beso mariposa_Jim Tsinganos

Este es un regalo muy especial que hice a mi hermana y su marido el día de su boda. Inventé un cuento para ellos que se escuchó entre el aire cálido de junio y las notas brillantes de la  preciosa “Suite de Forrest Gump” de Alan Silvestri.

MONTAÑA Y MAGIA.

http://www.youtube.com/watch?v=FcOt6mfjxeA

Leerlo mientras suena la música:

Si pensamos en Adela y Jesús, seguro que rápidamente dos ideas acudirán a nuestros pensamientos: sencillez y amor.
Por eso, esta es la historia de la sencillez del amor, sin más adornos ni pretensiones.
Jesús creció en una pequeña aldea rodeado de pinos, jaras y grandes piedras de granito. Allí siempre olía a chimenea y chocolate caliente, a nieve y aire de libertad.
Le gustaba salir a coger setas. Sólo o en compañía, caminaba los domingos con su cesta de mimbre por el monte y recogía montones de ellas.
Un día ocurrió algo insólito… debajo de una de ellas encontró una pequeña hada, chiquitita y delicada… de gracioso pelo rizado negro como el azabache y sonrisa encantadora. Un hada con forma de mujer. Se llamaba Adela.
Jesús la miró y Adela le respondió. Jesús dejó la cesta en el suelo con lentitud y cogió a la pequeña con delicadeza. La colocó en la palma su mano y, como aire cálido del Oriente, comenzó a susurrarle viejas y eternas palabras de amor. Murmullos de oscuridad, melodías de enamorado.
Jesús quiso obsequiarla con el regalo más bello jamás realizado…
Le regaló noches de estrellas eternas…
Y  un amanecer en la montaña más alta de la tierra…
Adela quiso recompensar tanto esfuerzo y también le hizo grandes obsequios…
Le obsequió con un tarro de aire salado del mar…
Y con un globo de colores hecho de aire musical.
Y en su delirio por demostrar el gran amor que sentía, Jesús estudió los libros más antiguos del amor. Y Adela, por su parte, visitó los sabios más conocedores de la pasión.
Acudieron a  magos y brujas, científicos y oráculos.
Una noche, a la luz de la luna de junio, los corazones de ambos galopaban en una pradera de ansiedad… se miraron… se contemplaron… y sin saber como descubrieron el más sencillo y profundo regalo de la vida: un beso.
Sus labios se unieron y saborearon juntos y abrazados, el mar y la montaña, la música y las estrellas.
Adela y Jesús inventaron el beso. Un montañero y un hada crearon el acto más sencillo y precioso de la historia del amor.
La voz se corrió y besar se convirtió en algo natural en las parejas de enamorados. El único recurso ante el cansancio, las peleas y la vida rápida. Besar supone escuchar el latido del corazón compañero. Besar significa compartir la vida y los sueños, el apoyo y la unión.
Esta es la historia más sencilla jamás contada. El cuento más universal.
La melodía del amor, por la que todos, hoy, nos encontramos aquí.
Para festejar la importancia de las cosas pequeñas, delicadas y valiosas. Para asistir a  la unión de los verdaderos inventores del beso, Adela y Jesús.
Para, en definitiva celebrar la sencillez del amor”.
 
Por último, y como viene siendo ya habitual, os dejo una pequeña joya para leer en familia:
 

6 Comments

  1. Macamonti dice:

    Qué cuento más bonito. Cuando mi hijo pequeño me pregunte quién inventó los besos, se lo contaré, porque no hay una forma de explicarlo mejor. Y ya sabemos que los niños son unos “preguntones”. Gracias Patri

  2. ade dice:

    que recuerdos mas bonitos me trae!! momentazo inolvidable!!!gracias!!!

  3. Anonymous dice:

    porfin hepodido entrar

  4. Anonymous dice:

    Que cuento!!!! Esta pagina me encanta!! Que preciosidad!!!

    Por fin entro!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *