LOS LUNARES DE MARINA

LOS LUNARES DE MARINA

los lunares de marina jpg_19

Hoy es el cumpleaños de Marina, cumple seis años.

Sus papás han querido regalarle un cuento nuestro.
Es una historia ReContada.
Natalia, su madre, me dijo que quería que fuera en mayúsculas para que ella pudiera  leerlo.
También quería que el nacimiento de su hermano Pedro estuviera presente. Está a punto de nacer.
Ya queda poquito.
En el cuento se unen el flamenco, la costura y el color. Una  mezcla de ternura y alegría.

Felicidades, Marina.

LOS LUNARES DE MARINA
MARINA ESTABA ENTUSIASMADA.
PRONTO, CONOCERÍA A PEDRO, SU HERMANO.

MAMÁ LE HABÍA TRAÍDO UNA FOTO.

PER ERA UN RETRATO EXTRAÑO.
LA PEQUEÑA LO OBSERVÓ CON ASOMBRO
CON LOS OJOS DE LA CURIOSIDAD Y LA ILUSIÓN.

MARINA QUERÍA REGALARLE ALGO MUY ESPECIAL A PEDRO.

EL REGALO MÁS BELLO Y ORIGINAL.
UNO A UNO, DESCOSIÓ LOS LUNARES DE SU VESTIDO DE FLAMENCA.
 BLANCOS COMO LAS FLORES DE LOS ALMENDROS.

 

DESPUÉS, CON DELICADEZA Y MIMO,

LOS COLOCÓ EN EL TECHO DEL CUARTO DE SU HERMANO,
CON AYUDA DE LA ESCALERA DE LOS SUEÑOS.
          SERÁN COMO ESTRELLAS EN LA NOCHE – PENSÓ – ASÍ PEDRO TENDRÁ SIEMPRE LUZ.
CUANDO TERMINÓ DE COLOCARLAS
OBSERVÓ SU NOCHE ESTRELLADA

Y SE SINTIÓ MUY ORGULLOSA.

DESPUÉS, CONTEMPLÓ SU VESTIDO DE FLAMENCA,
SIN LUNARES…
LISO Y APAGADO…
Y SE ENTRISTECIÓ.

ENTONCES, MAMÁ, AL CONTEMPLAR SU MUECA DE PENA Y GENEROSIDAD

LE REGALÓ UN LUNAR ROJO,
ROJO COMO UNA MARIQUITA DE LA PRIMAVERA,
Y COMO ERA EXPERTA COSTURERA,
LA AYUDÓ A COSERLO EN SU VESTIDO CON HILO DE FRAMBUESA Y SALSA.
DESPUÉS, PAPÁ LA TRAJO UN LUNAR VERDE.
VERDE COMO EL MAR CARIBEÑO.
Y MARINA LO COSIÓ CON HILO DE HIERBABUENA Y PIÑONES.
 

SU MUÑECO MU LE REGALÓ UN LUNAR AZUL.

AZUL COMO LOS OJOS DE MARINA.
 Y LA PEQUEÑA LO COSIÓ CON HILO DE COSTA DE LA LUZ.
BRUJA, SU PERRA, LE OBSEQUIÓ CON UN LUNAR VIOLETA.
VIOLETA COMO LAS MORAS DE SEPTIEMBRE.
Y MARINA LO BORDÓ CON HILO DE LILAS Y TINTA DE CALAMAR.

 

LA TORTUGA ÁNGELA LE REGALÓ UN LUNAR NARANJA.
NARANJA COMO UN GRAN PASTEL DE ZANAHORIA.
Y LO TRENZÓ EN SU VESTIDO CON HILO DEL ATARDECER,
LA ABUELITA NONNA LE TRAJO UN LUNAR AMARILLO.
AMARILLO COMO PÉTALOS DE GIRASOLES.
Y MARINA LO COSIÓ CON HILO DE VAINILLA Y MANQUILLA.

 


FINALMENTE, PEDRO NACIÓ.
MARINA SE ACERCÓ SIGILOSA…
Y LO ABRAZÓ CUIDADOSA.
NADIE LO VIÓ, PERO PEDRO LE ENTREGÓ UN LUNAR DE COLOR ROSA.
MARINA LO COSIÓ EN SU VESTIDO CON HILO DE TERNURA Y AMOR,
Y LO COLOCÓ JUSTO EN SU CORAZÓN.

PEDRO TENÍA UN CUARTO ESTRELLADO

Y MARINA UN VESTIDO DE MIL LUNARES COLORIDOS.
Y ALZÓ LOS BRAZOS AL CIELO
 Y BAILÓ AL SON DE TACONES Y CASTAÑUELAS
MIENTRAS SUS GRACIOSOS RIZOS
SE MOVÍAN ENTRE OLÉS, HILOS DE AMOR Y MILES DE ESTRELLAS.

 

 
 
LOS LUNARES DE MARINA
Patricia García Sánchez – Cristina Blázquez Martín.

Y para escuchar, una de mis canciones favoritas al piano: una preciosa pieza de Rumores de la Caleta de Isaac Albéniz.

“La Malagueña”

2 Comments

  1. Muchísimas gracias, Victoria.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *